Así fue la fuga de dos delincuentes en la Comisaría 5ta de Santa Lucía

Tras la captura de los dos prófugos, la investigación ahora se circunscribe al agente encargado de los calabozos. También hay un sumario contra todo el personal de esa guardia.

13
La imagen muestra a Facundo Bazán asomándose por la puerta del sector de los calabozos para observar si había policías a la vista. Ese fue el inicio de la puesta en marcha de la insólita fuga de éste y otro conocido delincuente del interior de la Comisaría 5ta de Santa Lucía. Y ahora ese video es la prueba de cómo fue la evasión que dejó bajo sospecha al calabocero, por su posible responsabilidad en el escape, y también a otros uniformados que estaban de guardia la mañana del sábado último.

Facundo Alejando Bazán y Cristian Rodrigo Escalante ya fueron capturados. Al primero lo atraparon el mismo sábado en horas de la tarde. Al segundo, el presunto miembro de la banda que robó $60 millones en Pocito, cayó en las primeras horas de este martes en Santa Lucía. La Policía no sacó sus acostumbrados comunicados de prensa para informar sobre sus detenciones, es que todavía hay malestar por la escandalosa fuga.

El testimonio mudo del escape es la grabación de una cámara de seguridad situada en el pasillo y el ingreso al sector de los calabozos de la Comisaría 5ta. En esas imágenes se observa cómo se produjo la fuga y el más comprometido en todo el episodio es el agente Eduardo Gauna, el calabocero, quien ahora es investigado por el personal de la UFI Delitos Especiales a cargo de fiscal Iván Grassi.

Según fuentes policiales y judiciales, la mañana del sábado había varias personas arrestadas por contravenciones, además de los detenidos por delitos contra la propiedad, entre ellos Escalante y Bazán. En base a esa grabación, en un momento dado se ve que el agente abre la puerta que comunica a los calabozos, saca a cinco detenidos y, cuando se los lleva, no pone el candado de la puerta, según revelaron.

La prueba. En la imagen se ve a uno de los presos asomarse por la puerta ya abierta.

 

Pasado un rato, esa misma puerta es abierta por dentro y se asoma una persona, que por el aspecto es Bazán. Éste saca la cabeza para mirar a su alrededor por si ve a los uniformados. Según las versiones, el preso se vuelve a meter, después aparece de nuevo en la puerta para cerciorarse de la presencia de los uniformados y regresa al interior de los calabozos. Se supone que ahí ya estaba planeando la fuga.

Al cabo de 12 minutos, Bazán y Escalante abren la puerta y salen del sector de los calabozos. En el video se observa que cruzan el pasillo y entran a la cocina, explicaron. Hasta ahí es lo que se observa en el video, pero lo que establecieron los investigadores es que los dos presos luego salieron de la cocina por una puerta lateral que comunica al exterior, más precisamente a la avenida Hipólito Yrigoyen, y emprendieron la fuga.

El agente podría ser investigado por el delito de favorecimiento culposo de evasión.

Descreen que haya existido complicidad del agente Gauna, el calabocero, o de otros uniformados. Sin embargo, todo va a ser materia de investigación. Hasta le secuestraron el celular, como también incautaron el libro de guardia y los registros de las visitas y detenidos en la seccional.

Aunque no imputaron formalmente al policía, el fiscal Grassi y sus colaboradores evalúan investigarlo por el posible delito de favorecimiento culposo de evasión. Es que se sospechan que fue un acto de negligencia o descuido.

Paralelamente, la Subsecretaría de Control de Gestión abrió un sumario administrativo contra el agente y también contra los siete u ocho policías que estaban en la comisaría el sábado en la mañana. Entre ellos están el comisario inspector Miguel Gaitán –jefe de la dependencia- al oficial de servicio, el jefe de guardia y los otros uniformados de ese turno.