Estudios hidrológicos: la importancia medir el agua

0

El Departamento de Hidráulica (DH) registra periódicamente diversos parámetros relacionados al agua con el objetivo de reunir la mayor cantidad de datos sobre el recurso con el que cuenta la provincia. Esto permite tener más herramientas para tomar decisiones sobre su manejo, embalse, operación y distribución. Los estudios hidrológicos se apoyan en un conjunto de datos hidrométricos y meteorológicos que han de tomarse directamente del terreno, midiendolos con precisión y haciendo una observación continua.

Aforos

Diariamente, Hidráulica realiza aforos en el Río San Juan. El aforo es un método de medición del caudal de agua que determina la cantidad de agua que atraviesa una sección del río en un tiempo determinado. Esta tarea se desarrolla en el kilómetro 101, departamento Zonda -a 30 kilómetros aproximadamente de la Villa Calingasta-. Allí, el DH cuenta con una estación de aforo donde un equipo de técnicos toma registro diario del comportamiento del río.

El organismo también realiza aforos semanales en el Río Blanco, ubicado en el departamento Iglesia, -aguas arriba del dique Cuesta del Viento- principal afluente del Río Jáchal.

Estaciones nivometeorológicas

Hidráulica también cuenta con estaciones nivometeorológicas en la cordillera capaces de medir 13 parámetros: altura de nieve, equivalente de agua/nieve, velocidad del viento, dirección de viento, temperatura ambiente, temperatura del suelo, temperatura RTU, presión atmosférica, radiación solar reflejada, radiación solar incidente, precipitación, humedad relativa, control de la batería del equipo.

A partir de esos datos es posible hacer un análisis de la evolución de temperatura en alta cordillera y armar un modelo físico de pronóstico hídrico, entre otros estudios.

Estas estaciones se encuentran ubicadas en puntos estratégicos de la cuenca del Río San Juan, en valles cordilleranos, allí desde donde los datos que otorguen tendrán mayor precisión para los diferentes estudios prospectivos que surjan de los datos que arrojen.

Con esos datos es posible saber cuánta agua ingresa periódicamente al sistema de embalse y red de canales de la provincia, cuánta agua hay disponible para distribuir a las diferentes actividades, cómo se comporta el río a lo largo de los días, los meses y los años. Además son insumos para la elaboración del pronóstico hídrico y de los estudios de balance hídrico (oferta y demandas de agua).