El histórico José Podda dejó su cargo en la Junta Provincial y también la afiliación. El expresidente, Carlos Fager, se sumó a las críticas a la conducción. Ambos apuntaron al diputado Horacio Quiroga.

2
Dos extensas cartas. Una de renuncia a cualquier cargo y afiliación. Otra con fuertes críticas. Son los dos dardos que impactaron de lleno en la conducción del Frente Grande en San Juan. Apuntaron directo al diputado provincial Horacio Quiroga. En las misivas, hubo denuncias por insultos y acusaciones sobre el manejo del partido con el objetivo de cumplir «intereses particulares». Es una interna que conmueve a la segunda organización kirchnerista en la provincia, sólo detrás de La Cámpora, que también tiene sus dificultades.

El primero en confrontar a Quiroga fue el histórico militante alfonsinista José Podda. No sólo renunció a la vocalía en la Junta Provincial, sino que también dejó la afiliación. Pegó el portazo completo. Contó que un militante -que no identifica- lo insultó: «Hay algunos (supuestos militantes, dirigentes o miembros) que parecen formar parte de una guardia de hierro, guarda espaldas o patovicas, que quieren poner puntos sobre ‘íes’ inexistentes y terminar de forma abrupta cualquier clase de pensamiento, entonces emiten alocuciones tales como: ‘Callate viejo c*, chúpame la p*».

Podda refirió que «ese supuesto militante del Frente Grande no es criticado por ninguno de los otros miembros, al contrario, hay todo un silencio avalador».

No obstante, el ahora exvocal cruzó de forma indirecta al legislador Quiroga y sus discursos kirchneristas: «Estoy en un partido que se parece mucho a un grupo de egresados del colegio La Inmaculada Concepción. Y está bien. ¿Por qué estar incomodo si uno está bien como está, por qué arriesgarse? Ya está bueno con decir que apoyamos a Cristina, con eso nos lavamos la cara y sacamos patente de progresistas». Traducción: Podda esgrime que no hay respeto a la conducción porque Quiroga no discutió las políticas del exgobernador Sergio Uñac a cambio de la única banca en la Cámara de Diputados.

Ese mismo argumento usó el expresidente del Frente Grande, Carlos Fager. «Mi distanciamiento está relacionado con las ‘políticas’ desarrolladas por su conducción y porque nunca más fui convocado a ninguna asamblea, plenario, reunión o sucedáneo, cosa que también sucedió con compañeros que forman parte de la ‘comisión directiva’ partidaria», marcó.

«En los últimos cinco años, el F.G. San Juan, ha visto disminuida su planta (si es que eso es posible) significativamente lo que ha demandado a los responsables, no a una campaña masiva de afiliación (porque esos números todavía habilitan a hacer alianzas sin ‘necesidad de sumar adherentes’), pero sí a mostrar un número que a los ojos del, durante ese lapso, gobernador Uñac (jefe político de nuestro diputado)», lanzó Fager, nuevamente en referencia a la habilidad de Quiroga en su rol de timonel partidario.

El expresidente va más allá en su carta. Involucra al proceso de selección de la secretaria de Extensión de la Universidad Nacional de San Juan (Unsj), Laura Garcés, y al extitular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).

«Como la vicepresidencia partidaria, ocupada por el compañero Rodi Domínguez no era coincidente con los intereses (fundamentalmente) del presidente y del secretario general, decidieron ‘colocar’ otro que reuniese dos condiciones primordiales: acordar con el presidente y tener algún reconocimiento público para lo cual le ofrecieron el cargo a la Secretaria de Extensión de la universidad, afiliada a nuestro partido, quien al aceptarlo, entró por primera vez al ámbito partidario», afirmó Fager.

El Frente Grande sanjuanino depende del partido nacional que conduce el intendente de Ensenada, Mario Secco. El dirigente cercano a la ex vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, visitó la provincia en varias ocasiones y sostuvo reuniones con el entonces gobernador Sergio Uñac. El discutido legislador Horacio Quiroga formó parte de los acuerdos del uñaquismo con el kirchnerismo. Por eso, sostiene un bloque propio en la Legislatura, el monobloque Frente Grande, que es aliado del bloque Justicialista.

El partido -que ahora está inmerso en la discusión interna entre renuncias y críticas- es la segunda organización que responde al kirchnerismo en San Juan. En primer lugar está La Cámpora, que actualmente dirige el exjefe de la Udai San Juan Pablo Ruiz. La organización sufrió un fuerte achicamiento de su influencia, pues quedaron afuera de los cargo de jerarquía: Anses, Pami, Renaper. Sólo quedó la banca de Celeste Giménez en el Senado. Fuentes peronistas estimaron que contratará como asesores y secretarios a los camporistas sin cargos.

 

gentileza: tiempo de san juan