El director de escuela de Valle Fértil Mario Guzmán acusado de abuso sexual esta más complicado luego que este jueves ampliarán la imputación en su contra por otra niña abusada. Podria acordar el juicio abreviado y una condena.

4

Apareció otra niña presuntamente abusada y es el tercer caso que pone en jaque a Mario Guzmán, el director de la escuela albergue de Valle Fértil que fue detenido el 21 de agosto último. El docente sospechado de pedofilia, al que ahora le atribuyen los abusos de tres nenas y además le hallaron material de pornografía infantil, está tan complicado que aceptaría el juicio abreviado y acordaría una condena que puede variar de entre 4 a 30 años de cárcel.

Todo dependerá de lo que pase este jueves, cuando el fiscal Roberto Mallea y la ayudante fiscal Andrea Insegna de la UFI ANIVI amplíen la imputación contra el docente Mario Guzmán, de 52 años. Hasta el momento, el director de la Escuela Albergue Buenaventura Collado del distrito vallisto de Sierras de Riveros está acusado abusar de una niña de 10 años de Caucete, de otra nena que es alumna suya de 12 años en una escuela y de la producción y tenencia de videos y fotos de representaciones de niñas, niños y adolescentes que eran sometidos sexualmente.

A raíz del testimonio de esa estudiante surgió el dato de que otras dos compañeras sufrieron los mismos abusos dentro de la escuela donde daba clases Guzmán. Una de esas nenas declaró en los últimos días y confirmó que fue víctima de tocamientos por parte del profesor. Esto obligó al fiscal Mallea y a la ayudante fiscal Insegna a pedir al juez de garantías Federico Rodríguez una nueva audiencia para ampliar la imputación contra el director e investigarlo por este nuevo caso, el tercero en su haber.

Con este último caso, el director de escuela afrontaría la imputación de cuatro graves delitos. El docente se encuentra detenido desde agosto pasado.

Con este último caso, el director de escuela afrontaría la imputación de cuatro graves delitos. El docente se encuentra detenido desde agosto pasado.

Ese caso sería por el presunto delito de abuso sexual simple reiterados, agravado por ser cometido por el encargado de la educación y la guardia de la víctima. A esa imputación se le debe sumar una acusación igual, por la otra estudiante, y la del caso por la primera niña supuestamente abusada -que dio origen a la causa-, por abuso sexual simple reiterado. Además, la acusación por el material de pornografía infantil encontrado en su celular, por producción y tenencia de representaciones sexuales de niños no identificados.

Mario Guzmán y el abogado Julián Gil –su defensor- saben que su situación judicial se complica cada vez más y los cuatro delitos que le atribuyen son graves, todos en concurso real. La pena por esos delitos puede ser de hasta 30 años de cárcel. La mínima es de 4 años. Según fuentes tribunalicias, eso habría llevado a que hagan tratativas para acordar un juicio abreviado y negociar una pena que no sea tan dura.