Día Mundial de la Salud Mental, una jornada para tomar conciencia

2

El Ministerio de Salud Pública, a través de la División Salud Mental, se suma a las acciones establecidas por la OPS que plantea la fecha como una oportunidad para que las personas y las comunidades se unan en torno al lema “La salud mental es un derecho humano universal” a fin de mejorar los conocimientos, sensibilizar e impulsar medidas que promuevan y protejan la salud mental de todos como derecho humano universal.

La salud mental es un derecho humano básico para todos. Todas las personas, sin importar quiénes sean ni dónde estén, tienen derecho a gozar del grado más alto posible de salud mental, lo que incluye el derecho a ser protegido de los riesgos para la salud mental; el derecho a una atención disponible, accesible, digna y de calidad; y el derecho a la libertad, la independencia y la integración en su entorno social, según lo planteado por la OPS.

Una de cada cuatro personas en el mundo padece algún tipo de trastorno mental. La Ley Nacional N°26657 de Salud Mental promueve que el proceso de atención en salud mental se realice en el marco de un abordaje interdisciplinario e intersectorial y si es necesaria la internación, como parte del tratamiento se puede realizar en cualquier hospital de atención general.

La buena salud mental es esencial para nuestra salud y bienestar generales. Sin embargo, una de cada ocho personas en el mundo padece algún problema de salud mental, lo que puede repercutir en su salud física, su bienestar, su relación con los demás y sus medios de subsistencia. Además, cada vez más adolescentes y jóvenes presentan problemas de salud mental.

Ninguna persona debería verse privada de sus derechos humanos o excluida de las decisiones sobre su propia salud por padecer un problema de salud mental. No obstante, en todo el mundo, estas personas siguen viendo limitados sus derechos humanos de distintas formas. Un buen número son discriminadas y excluidas de la vida en común, mientras que muchas más no disponen de los servicios de salud mental que necesitan o reciben una atención que no respeta sus derechos humanos.

¿De qué manera se puede ayudar para frenar esas limitaciones?

  • No tener miedo de las personas con padecimiento mental.
  • Escuchar y respetar las diversas formas que tienen de expresar sus sentimientos.
  • Acompañar a las personas y a sus familias.
  • Llamar a las personas por su nombre, no por la enfermedad que padecen.
  • Tener en cuenta que cualquier persona puede atravesar un padecimiento mental. Puede ser un amigo, familiar, compañero de trabajo o ser vos mismo.