Desde este martes, el Banco Central ya no definirá la tasa del plazo fijo. Además, redujo la tasa de política monetaria.

1

En respuesta a la evolución de la coyuntura económica y las condiciones de liquidez financiera, este lunes el Banco Central (BCRA) dispuso una serie de medidas que implican cambios importantes en materia de política monetaria. La más destacada es, sin dudas la desregulación de tasas mínimas de interés para el plazo fijo a partir de este martes 12 de marzo, pero, por otro lado, se dispuso una reducción de la tasa de política monetaria y se realizaron modificaciones en las reglas de acceso a la ventanilla de pases.

Cabe recordar que el BCRA había bajado la tasa de interés del plazo fijo, que rinde hasta hoy un 9% mensual (entre 6 y 8 puntos porcentuales por debajo del índice de precios estimado para el mes).

Y, ahora, da un paso más en ese sentido, dado que, tal como explica a través de su cuenta de la red social X (ex Twitter) el economista Federico Furiase, mano derecha de Luis Caputo, «esto implica una baja de la tasa efectiva mensual de pases desde 8,6% a 6,8% efectivo mensual (TEM) y, por lo tanto, una reducción de la emisión monetaria endógena (por intereses de pases) en torno a $530.000 millones por mes, equivalente al 5% de la base monetaria actual».

Por su parte, a través de la misma red social, el economista Diego Martínez Burzaco, de Inview, señaló que el objetivo principal es «buscar rebote del dólar libre» y «seguir licuando pesos en términos reales evitando tasa real positiva con proceso de desinflación».

El analista de finanzas y gurú de la City Salvador Di Stefano explica que «es una muy mala noticia para el ahorrista, pero una muy buena para el sector productivo». Y es que explica que, desde este martes, podemos encontrarnos con una tasa del plazo fijo por debajo del nuevo rendimiento de los pases.

Así, «el ahorrista del plazo fijo tendría tasa negativa contra la inflación a 12 meses, pero los créditos con los que se financian las pequeñas y medianas empresas (Pymes) quedarían también con un interés por debajo de la indexación de la economía». Según su visión, esto podría repercutir positivamente en la evolución de la actividad económica y productiva.